domingo, 18 de marzo de 2012

Oh, pradera, mi pradera

Estamos inmersos en sexto estudiando las músicas nacionalistas del siglo XX por lo que hemos creado este glogster a partir de una canción popular rusa.

Esta versión de la canción rusa Oh, pradera, mi pradera permite escuchar la melodía 11 veces interpretada con instrumentos y voces masculinas agudas y graves. El conjunto interpreta un es`pectacular cambio progresivo de intensidad que se inicia en un pianisimo, avanza gradualmente hasta fortissimo, y vuelve hasta la intensidad inicial. Los niñ@s captan el regulador y pueden relacionarlo con la sensación de próximidad o lejanía, a la vez que experimentan lo que la intensidad aporta a la expresión musical. La escucha de este gran cambio de intensidad puede estimularlos a utilizar esta cualidad del sonido en sus interpretaciones y creaciones musicales.