domingo, 26 de diciembre de 2010

Órgano de cristal

El instrumento más famoso creado por los hermanos Bernard y François Baschet, y el que les ha dado la celebridad es sin duda su órgano de cristal, el Cristal Baschet, un instrumento que desde su creación en el año 1952 no ha parado de evolucionar mejorando sus prestaciones sonoras hasta convertirse en un instrumento de concierto en toda regla.




El Cristal Baschet suele tener 4 octavas y media de extensión, aunque algunos modelos pueden ir de 3,5 a 6 octavas, y consiste en una serie de varitas de vidrio templado unidas individualmente a una placa de metal que sirve de canalizador de las vibraciones producidas por estas varitas al ser frotadas con los dedos húmedos, utilizando el mismo principio de las copas musicales. En este instrumento concretamente, el elemento de vibración periódica son las varitas de vidrio, la energía para ponerlas en marcha son los propios dedos del intérprete y el sistema para implementar la escala musical es una serie de contrapesos unidos a la varita de cristal mediante otra varita de acero roscado. Las diferentes distancias entre estos contrapesos y las varitas de vidrio determinan la altura de los sonidos. El elemento de amplificación está formado por dos o tres conos de fibra de vidrio y una gran plancha de acero en forma de llama unida a la placa de metal. Tanto los conos como la gran plancha de acero vibran con la energía que le transmite la placa de metal. Unidos a la placa pueden encontrarse también, dependiendo del modelo, unos muelles que a su vez se encargan de absorber energía acústica y almacenarla para ir soltándola paulatinamente una vez los dedos del intérprete ya no están en contacto con las varitas de vidrio, para así por simpatía crear más reverberación y añadir harmónicos para que el sonido resultante sea más agradable al oído.






El sonido del Cristal Baschet podría describirse como una mezcla entre órgano de iglesia y sintetizador electrónico, con la particularidad de ser totalmente acústico. Nacido al mismo tiempo que la música concreta, la música electro-acústica y los primeros sintetizadores su sonido es calificado frecuentemente como onírico y evocador.